header-photo
Mostrando entradas con la etiqueta Control de peso. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Control de peso. Mostrar todas las entradas

Limonada para desintoxicar

DETOX
Limonada para desintoxicar: 

2L de agua
1 pepino mediano
1 limón pequeño
1/2 cucharadita de ralladura de jengibre. 

Déjalo enfriar por la noche en la nevera y lo tienes listo para tomar al día siguiente, añade miel de agave.

Servir

Diez consejos para evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos aparece como consecuencia directa de ciertas situaciones fisiológicas como pueden ser la menopausia, el embarazo y la menstruación, además de enfermedades renales, hepáticas, cardíacas, entre otras. Las mujeres son las más propensas a padecer este problema

¿De repente te has llegado a ver con un inexplicable aumento de peso, notando principalmente que las piernas y las manos son muy gruesas y, además, sientes mucha debilidad y calambres en el cuerpo? Si es así, esto se traduciría en los primeros síntomas de alerta sobre una posible retención de líquidos. 

Aunque esta no sea es una condición de salud que represente alguna consecuencia grave, sí hay que prestarle atención porque puede ser uno de los signos que nos anuncien el padecimiento de alguna enfermedad que amerita ser revisada, como puede ser la hipertensión o una cardiopatía.

La retención de líquidos puede ser ocasionada en gran medida por los malos hábitos alimenticios, por esta razón en el día de hoy te vamos a ofrecer unos consejos muy importantes para prevenir esta afección: 


  • Debes aumentar el consumo diario de todos aquellos alimentos ricos en agua y electrólitos, dando preferencia a las frutas y las verduras
  • Debes programar algunas actividades físicas que te ayuden a mejorar la circulación, en lo posible debes practicar estos ejercicios o actividades todos los días, y durante al menos media hora. Puedes incluir caminatas, dar un paseo en bicicleta e inclusive hasta bailar. 
  • Se deben tomar por lo menos ocho vasos de agua durante el día, si por algún motivo no eres muy fanática del agua, puedes reemplazarla por jugos naturales sin agregarles azúcar, algunas infusiones de hierbas o simplemente agua saborizada, que sólo es agua a la que se le agrega un poco de zumo de un cítrico, como el limón o la naranja. 
  • Es importante controlar el consumo de sal, esta se debe agregar a los alimentos en muy pocas cantidades o reemplazarla por hierbas aromáticas y condimentos. 
  • Se debe controlar o en lo posible evitar el consumo de todos aquellos alimentos ricos en azúcares.
  • Tienes que comer una buena cantidad de proteínas, pues si estas llegan a faltar en la dieta, se reduce de manera drástica la producción de albúmina, lo que puede provocar la acumulación de líquidos entre los tejidos. 
  • Se debe hacer todo lo posible para realizar un buen y adecuado descanso, ya que este es muy importante para prevenir la retención de líquidos, en especial si este se produce con más frecuencia en los miembros inferiores. 
  • Para prevenir la retención de líquidos es conveniente tomar té y algunas infusiones de hierbas que tengan efectos diuréticos
  • No se recomienda permanecer durante mucho tiempo sentadas, si por razones de trabajo debes hacerlo, puedes pararte siquiera una vez cada hora para estirar las piernas dando una pequeña caminata por la oficina.


Es muy importante no utilizar prendas de vestir demasiado apretadas. Si además de seguir todos estos consejos evitas el consumo de bebidas gaseosas, de café y de harinas refinadas, te aseguro que te vas a sentir y a ver mucho mejor.

Bebida desintoxicante aceleradora de metabolismo

Nada como las opciones naturales para adelgazar y por ser tan favoritas, el día de hoy te traemos esta bebida que se encargará de impulsar tu metabolismo naturalmente: Agua de Manzana Verde y Canela CERO calorías. Deja de lado los refrescos de dieta y empieza a probar esto por una semana. Vas a bajar tu peso y subir toneladas pero de ENERGÍA! 

Ingredientes: 

  • 1 manzana verde finamente rebanada 
  • 1 rama de canela 


Agrega las rodajas de manzana en la parte inferior de la jarra y luego la canela, cubrir media jarra con hielo y después con agua. Coloca en el refrigerador durante 10 minutos antes de servir. Una vez que tomes la jarra vuelve a llenas máximo 3 veces la jarra de la misma forma antes de reemplazar las manzanas y la canela. 

Bébe el agua cada vez que tengas sed, como si se tratara de agua común y corriente. Debemos dejar claro que esta bebida es un impulso, por lo que si necesitas adelgazar, también debes acompañar esto con una alimentación sana y ejercicios, esta bebida es solo una herramienta que te facilitará el camino hacia tu meta. 

Ten en cuenta que la cantidad de manzanas y canela dependerá del tamaño de la jarra que utilices, en un litro de agua puedes colocar una manzana rebanada y una rama de canela, ya a partir de 3 litros puedes usar más cantidad.

Fuente: Recetas para recordar

Propiedades del jengibre para adelgazar,Ayuda a la digestión,Suprime el apetito

Desde hace tiempo que se le atribuye al jengibre varias propiedades medicinales. Aunque también es una buena herramienta para perder peso. Por eso, hablaremos sobre las Propiedades del jengibre para adelgazar 

Dejemos de lado las propiedades curativas para la piel y afrodisíacas Si eres de los que ya está cansado de hacer dietas sin éxito te invito a que leas este artículo. 

Ayuda a la digestión 
 En realidad, el efecto del jengibre no apunta exclusivamente al proceso de digestión sino a todo el sistema digestivo en general. Lo que hace es regular y ayudar a los alimentos para que fluyan correctamente por el estómago y los intestinos. ¿Por qué se relaciona esta propiedad con la pérdida de peso? Porque cuanto más se mueven los alimentos, más posibilidad de perder peso tenemos. Evitamos así los malestares y gases. 

Suprime el apetito 
 Es una forma natural de evitar ese apetito constante que ataca a todos aquellos que están intentando perder peso. Calma el estómago y alivia náuseas o cualquier tipo de malestar. El truco del jengibre está en sentirse saciado con menos cantidad. Intenta incorporarlo en tus comidas para ayudar a la ingesta de alimentos sanos. 

Efecto termogénico 
 ¿Qué son los alimentos termogénicos? Son aquellos que ayudan a elevar la temperatura del cuerpo, haciendo que el metabolismo queme más grasas. Simplemente se trata de consumirlos regularmente y acompañarlos de una dieta, no será necesario incrementar demasiado el ejercicio físico si no estás acostumbrado a él. Estos estudios fueron llevados a cabo por laUniversidad de Maastricht, en los Países Bajos. Aunque varios investigadores en Japón también se introdujeron en el tema. 

Contraindicaciones 
 Sin dudas que antes de incorporar algo en tu dieta, más aún si no estabas habituado a consumirlo, es necesario consultar a tu médico de confianza. Si bien no es demasiado el riesgo que se corre con alimentos naturales, es bueno tenerlos presentes. 

  •  No puede ser utilizado por mujeres embarazadas o por aquellas que todavía se encuentran amamantando. 
  •  Al tener un efecto de adelgazamiento de la sangre, si se consume excesivamente podría afectar la correcta coagulación de la sangre. 


Recuerda que tus ganas de perder peso y el jengibre pueden ser una excelente combinación, pero no debes descansarte simplemente en eso. Simplemente tómalo como un suplemento. Si quieres saber qué otros alimentos ayudan a la pérdida de peso te recomiendo leer sobre el limos, el alpiste y el aguacate

Vientre plano

LA INFUSIÓN DE AJO Y LIMÓN

La forma más rápida y efectiva de lograr un vientre plano
¿Necesitas una forma rápida de lograr un vientre plano? Pues si es así, no puedes dejar de probar las infusiones de ajo y limón. Si buscas algo realmente efectivo para quemar grasa de la barriga, estas infusiones no te defraudarán. Todo lo que necesitas saber al respecto, lo encontrarás en este post.

Las propiedades del ajo para adelgazar se potencian en combinación con los efectos quemagrasas del limón. De allí que si tu objetivo es lograr un vientre plano en poco tiempo, incorporar diariamente infusiones de ajo y limón, constituye una estrategia muy efectiva para quemar grasa de la barriga.

El ajo es excelente para desintoxicar el organismo, ya que no sólo tiene propiedades diuréticas sino que además, estimula el tránsito intestinal y ayuda a eliminar las flatulencias. De tal modo, contribuye a deshinchar la barriga, lo que te permitirá lucir el tan buscado vientre plano.

Por su parte, el limón es ideal para quemar grasas, tanto bebido en ayunas como a lo largo del día, ya que a sus beneficios adelgazantes, suma sus propiedades saciantes y carminativas.

Ajo y limón juntos tienen un poder extraordinario para quemar grasas, en especial de la barriga. Basta con que los consumas a diario en la forma de infusiones, de acuerdo con la siguiente receta:

Receta de infusión de ajo y limón para un vientre plano:

Ingredientes

Ajo, una cabeza entera.
Limones, dos
Agua, un litro y medio
Preparación:

Coloca el agua en un recipiente que puedas llevar al fuego.
Pela los dientes de ajo y añádelos al agua.
Corta los limones sin retirar la cáscara y agrégalos a la preparación.
Lleva al fuego hasta su ebullición.
Deja hervir durante 15 minutos.
Apaga el fuego y deja reposar 5 minutos.
Cuela y reserva para tomar a lo largo del día.
Observaciones:

Puedes beberlo, caliente, tibio o frío, según tu preferencia.

Cuida fácilmente tu dieta en el trabajo y pierde el peso que deseas

Las horas que pasamos en el trabajo suponen sin duda una gran parte de nuestro tiempo y de nuestra vida como adultos. Precisamente por esto, no podemos descuidar nuestra alimentación en el lugar en el que desempeñemos nuestraactivada profesional, ya que mantener una mala dieta en la oficina no sólo nos hará engordar, sino que podría perjudicar nuestra salud y nuestro estado de ánimo en el peso, es por ello que seguir una dieta mientras se trabaja termina resultando en numerosas ocasiones un objetivo imposible. Y es que, si bien es cierto que resulta inevitable sentir hambre en el lugar de trabajo, siguiendo unos pequeños consejos no sólo lograrás calmar tu apetito, sino que te mantendrás en plena forma y tendrás fuerzas renovadas para desempeñar tu empleo.

Para poner estos consejos en práctica sólo necesitarás prestar atención a pequeños detalles sobre tu comportamiento alimenticio, que a la larga, se convertirán en un hábito positivo para tu salud y tu optimismo. De este modo, y gracias a algo de voluntad y orientación, podrás ordenar tu dieta para evitar esos kilos de más que tienden a aumentarse durante el horario de trabajo.

Algunos de los consejos más útiles a la hora de cuidar la dieta en la oficina son:

• Llevar siempre tu propia comida. Este sencillo consejo te ayudará a controlar lo que comes, y sobre todo, cómo lo preparas. Comer en restaurantes te impedirá saber con certeza las cantidades de aceite o el contenido de grasa de un alimento, por lo que, llevando tu propia comida preparada de casa, podrás controlar mucho mejor la cantidad que ingieres y el tipo de comida que comes.

• Toma mucha agua. Estar hidratado durante todo el día, pero especialmente en las horas de trabajo, ayuda a disipar la sensación de hambre y a regular el organismo, que nos exigirá menos alimento. Y es que no son pocos los estudios que afirman que la sensación de hambre responde en numerosas ocasiones a la sed.

• Come siempre a la misma hora y prepárate bebidas nutritivas de frutas para soportar con buen humor la dieta. Seguir un horario regular y complementar el régimen con infusiones o bebidas de plantas naturales, ayuda a reducir el hambre y a elevar el ánimo.

• Evita los azúcares de pasteles y dulces y opta siempre por sacarina para el café. También es importante evitar los alimentos altos en grasas y los fritos. Escoge siempre comidas que hayan sido preparadas al vapor o a la plancha. Evita también las salsas, como la mayonesa, que supondrán un añadido calórico muy elevado a cualquier alimento.

• Come cada tres o cuatro horas y no te saltes ninguna comida. Comer cada cierto tiempo impedirá que se produzcan picos de glucosa y que por tanto, comamos en exceso en la siguiente comida. En el trabajo lleva snacks sanos como fruta, barritas de cereales o tortitas de arroz y maíz, con las que podrás calmar el hambre mientras ofreces un capricho a tu paladar.

• No comas nunca frente al ordenador y procura charlar con compañeros en tu rato libre para el almuerzo. Ingerir alimentos frente a la pantalla conseguirá que dejes de ser consciente de la cantidad de comida que tomas y evitará que sientas saciedad, todo lo contrario de lo que sucede al comer en grupo.

• Ve andando o hazte con una bicicleta. Si no resides especialmente lejos de tu trabajo compra una bicicleta y acude con ella a la empresa en la que desempeñes tu empleo, aprovecharás ese tiempo, así como el de vuelta a casa, para hacer ejercicio. En páginas de segunda mano como Roloeganga.com encontrarás modelos a buen para que puedas ponerte en forma y consigas bajar de peso sintiéndote mucho más sano.

Y para evitar el aburrimiento, que puede llegar a darse en las dietas de adelgazamiento, ¿qué mejor que innovar con los alimentos y sus envases? Sigue la filosofía japonesa de los bentos y adquiere uno en alguna tienda especializada de tu ciudad o a través de internet. Una vez que tengas tus nuevos accesorios de transporte de comida apúntate a un curso para aprender a hacer sushi o simplemente busca recetas originales de estilo oriental. Tus comidas ganarán en originalidad y aprenderás a disfrutar de platos exquisitos con un aporte calórico realmente reducido.

Relájate, disfruta... para adelgazar

Siempre leo artículos que se relacionan con la buena salud física y mental, claro está el verse bien es muy importante hoy día, por eso comparto este interesante artículo.
¿Quieres mantener la báscula a raya y no consumir más calorías de la cuenta? Para controlar el peso con eficacia, a la hora del almuerzo, come despacio y paladeando cada bocado.
Por Eugenio Frater / EFE Reportajes

Para adelgazar no sólo son importantes la cantidad y tipo de alimentos y bebidas que ingiere una persona a lo largo del día, sino también la velocidad con que se los lleva a la boca….

Un estudio estadounidense muestra que comer despacio y en pequeños trozos, hacer pausas entre cada bocado y masticar correctamente y a fondo los alimentos, puede reducir la cantidad de comida y energía (calorías) que se ingieren y aumentar la sensación de saciedad.

Los investigadores de la Universidad de Rhode Island, en EE.UU., llegaron a esta conclusión después de analizar a 30 mujeres universitarias, para comprobar si la velocidad a la ingerían los alimentos tenía alguna consecuencia sobre su organismo.

Ahora creen que alargar la duración de las comidas permite que surjan varias señales fisiológicas de saciedad antes de que se hayan consumido demasiadas calorías, deja tiempo para tomar más agua, aumentando la sensación de “estómago lleno. También, el saborear cada bocado permite sentirse satisfecho antes.

Además de tener en cuenta el peso, talla, historial médico y hábitos alimenticios de los participantes en el ensayo, los investigadores de Rhode Island, los hicieron participar en un experimento destinado a comprobar si la velocidad a la ingerían los alimentos tenía alguna consecuencia en su organismo.

En una de las pruebas pidieron a las voluntarias que tomaran un almuerzo de forma rápida, sin pausas y mediante una cuchara grande. Después les solicitaron que repitieran la operación de forma lenta, tomando trozos pequeños, masticándolos correctamente y depositando en la mesa los cubiertos -unas cucharas de reducidas dimensiones- después de cada bocado.

MENOS VELOCIDAD, MAS SACIEDAD

Según la médica nutricionista Magda Carlas, autora del libro “Alimentarse bien al ritmo de hoy”, “dos de las normas básicas de una dieta equilibrada consisten en comer de forma adecuada (sentados, despacio, masticando bien y saboreando los alimentos) y regularizar los horarios de las comidas”.

“Muchas veces comemos en 5 minutos, incluso los días festivos, o devoramos los platos sin saber siquiera qué hemos comido; aparte de privarnos del placer de paladear los alimentos, comer de forma inadecuada comporta a largo plazo trastornos digestivos y una ingesta mayor que la deseable”, señala la experta.

“Hemos de procurar comer en un ambiente tranquilo, relajado, sin tensiones y con el tiempo suficiente; las famosas comidas de negocios rara vez proporcionan una buena digestión, sino más bien un montón de gases y cierto ardor”, agrega.

El orden también es importante a la hora de alimentarse. “Aunque parezca un tanto aburrido, la regularidad es una de las cualidades que más agradece nuestro organismo: se recomienda que las comidas del día se realicen siempre a la misma hora y que, de ser posible, la cena no se tome demasiado tarde”, dice Carlas, que recuerda que “cierto orden en los horarios favorecerá, entre otras cosas, un comportamiento alimentario adecuado y una buena digestión”.

Publicado el 11 de noviembre del 2008

Fuente: http://salud.latino.msn.com/nutricionyfitness/articlepage.aspx?cp-documentid=100228494

Fin de semana purificante: plan dietético

Encontré este maravilloso artículo, recomiendo ampliamente ir a la página original Alimentación Sana , tienen excelentes consejos para ayudarnos a mantener una Vida Sana.


1º día: frutas y verduras
2º día: comida ligera
Hábitos desintoxicantes

A los excesos se suman ahora las comidas rápidas que nos impone el ritmo de trabajo. Otra vez estrés, malas digestiones, retención de líquidos, pesadez, ojeras y algún que otro kilo de más. Stop.

Muchas veces necesitamos desintoxicar nuestro organismo, sobre todo después de períodos de vacaciones en los que se cometen excesos con la comida y el alcohol. De nuevo en el trabajo, las comidas rápidas y a veces poco saludables pueden empeorar la situación. Así que lo mejor es que pares y te tomes un fin de semana para ti y para tu cuerpo.
El otoño es muy buen momento para hacer esta cura, ya que es la estación en que más desequilibrados suelen estar nuestros hábitos alimenticios y además contamos con la ayuda de un montón de frutas y verduras de temporada con un gran poder depurativo.

Dos días…

El objetivo es darle un descanso a tu organismo, sobre todo a tu hígado y vesícula, y dejar que la piel se oxigene. Te sentirás ligero, equilibrado y limpio por dentro y por fuera.

Serán dos días a base de fruta, verduras y alimentos muy naturales. Una vez finalizada la terapia, irás introduciendo poco a poco alimentos más complejos, pero olvidándote de las grasas saturadas y los azúcares refinados. Te sentirás tan bien que te animarás a seguir comiendo ligero.

1º día: frutas y verduras

Te proponemos pasar el día a base de frutas y verduras, pero si crees que no vas a poder, te damos la opción de añadir algún alimento.

Al levantarte, tómate un buen vaso de agua para hidratarte por dentro. Antes de desayunar, te proponemos un paseo para ir poniendo en marcha el metabolismo.

* Desayuno
A base de fruta fresca y depurativa: uvas, papaya, manzana, naranja, pomelo, limón, piña, grosellas, arándanos o moras. Para acompañarla, té o una infusión de diente de león, caléndula o jengibre fresco (son diuréticas) con sacarina; esta vez está prohibido el café. Si te quedas con mucha hambre, toma un yogur desnatado mezclado con cereales integrales o copos de avena.
* Media mañana
Un zumo recién exprimido de fruta o verduras: manzana, zanahoria, apio, tomate, piña, naranja, papaya... combínalos a tu gusto.
* Comida
Sopa ligera de verduras (zanahoria, puerros, calabacín, acelgas... y una patata si necesitas más energía). De postre, compota de manzana, un yogur desnatado o una infusión. Si necesitas comer un poco más, toma dos galletas de arroz, avena o centeno.
* Merienda
Otro zumo de frutas naturales o verduras frescas.
* Cena
Ensalada de zanahoria, remolacha y apio (la verdura más depurativa) crudos mezclados con arroz integral cocido. Alíñala sólo con limón y muy poca sal. De postre, piña natural, un yogur desnatado o una infusión.
* Antes de ir a dormir
Toma una infusión de diente de león endulzada con sacarina.

2º día: comida ligera

Puedes continuar con la dieta anterior o hacer ésta otra, también muy ligera, pero en la que ya se incluye algún alimento más nutritivo.

Al levantarte, que no se te olvide tu vaso de agua.

* Desayuno
Zumo de frutas, yogur con muesli y té.
* A media mañana
Zumo de frutas o verduras naturales.
* Comida
Arroz integral hervido con verduritas o un puré de verduras. Una manzana asada o una infusión.
* Merienda
Un zumo natural o una infusión con dos galletas de avena o arroz.
* Cena
Una ensalada variada y pescado hervido, todo aliñado con una cucharadita de aceite de oliva. Requesón con miel o un yogur desnatado.
* Útil consejo
Ahora que ha terminado tu fin de semana purificante, empieza a introducir en tu dieta alimentos ligeros y cocinados al vapor, a la plancha o hervidos. Si quieres seguir perdiendo peso, prohibidas las grasas saturadas y los azúcares.

Hábitos desintoxicantes

Debes apoyar tu cura purificante con algunos hábitos que ayudan a desintoxicarse:

* Hacer ejercicio. Dar un paseo al levantarte y al aire libre te hará sentir como nuevo. Cualquier otra actividad física es recomendable.
* Dormir. Añade a tu plan desintoxicante una cura de sueño, multiplicará los efectos por mil.
* Beber agua. Es fundamental si quieres que tu organismo elimine toxinas. A todas horas y sin límite, ya verás qué efecto produce sobre tu piel.

Hacer una cura desintoxicante durante un día o dos no tiene por qué ser peligroso para tu organismo siempre y cuando seas una persona sana y no tengas problemas de anemia o anorexia. Cuando se inicia el proceso el organismo obtiene la energía de los depósitos de glucógeno existentes en los músculos y el hígado. A continuación, recurre a las reservas de grasa y, finalmente, a las proteínas almacenadas en el propio cuerpo. Por ello, durante una cura bien hecha no se produce desnutrición.

Fuente: http://www.alimentacion-sana.com.ar/Portal%20nuevo/actualizaciones/findesemana.htm

La nueva pirámide del ejercicio físico

* EEUU recomienda a sus ciudadanos, dos horas y media semanales de actividad moderada
* Las nuevas guías también subrayan que los niños deben jugar y correr a diario


REUTERS

WASHINGTON.- Dos horas y media a la semana para los adultos y al menos una hora al día de carreras y juegos para los niños. Ésa es la receta que recogen las nuevas guías sobre el ejercicio físico que acaba de dar a conocer esta semana el Gobierno de Estados Unidos.

Las recomendaciones actualizadas, que están basadas en diversos estudios que han demostrado la eficacia del ejercicio regular para la salud, pretenden convertirse en un equivalente de la Pirámide Alimenticia que recoge los principales consejos nutricionales para cubrir una dieta equilibrada.

"Más del 59% de los adultos no realiza la suficiente actividad física y una cuarta parte es completamente sedentaria en su tiempo libre", ha señalado en una entrevista telefónica Michael Leavitt, secretario de Salud y Servicios Humanos de la Administración Bush. "Creo que éstas son las primeras guías federales exhaustivas sobre actividad física".

"En los niños y adolescentes, el ejercicio induce el bienestar cardiovascular y respiratorio, y también contribuye a un mejor estado de salud", ha añadido este responsable, que ha recordado que son numerosos los estudios que han demostrado que la repercusión de una vida activa frente a la enfermedad cardiaca, algunos tipos de cáncer, la osteoporosis, la diabetes, la depresión y muchas otras dolencias.

Las últimas estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés) difundidas el pasado mes de julio señalan que el 25,6% de los adultos estadounidenses son médicamente obesos. La mala alimentación y el sedentarismo son los principales responsables.

En el 2002, el Instituto de Medicina de EEUU ya recomendaba a los habitantes ejercitarse al menos una hora al día para mantener el peso y la salud. Las nuevas guías, sin embargo, son más sencillas de cumplir y recomiendan un promedio de media hora al día a un ritmo moderado, durante al menos cinco días a la semana. O bien 75 minutos semanales de actividad aeróbica intensa. Además, se recomienda realizar ejercicios de estiramiento con los principales músculos del cuerpo al menos dos veces por semana.

Por encima de los 65 años, las guías recomiendan mantener este mismo ritmo, si ninguna enfermedad o dolencia se lo impide. De lo contrario, aclara, los mayores deben mantenerse tan activos como su estado de salud se lo permita, evitando en cualquier caso la inactividad.

Así, cada cual puede 'moverse' de la manera que mejor le venga. "Las caminatas ligeras son un ejemplo espectacular", les recomienda a los más 'perezosos' la directora de Consejo de Bienestar Físico y Deportes de la Presidencia, Melissa Johnson. Por su parte, para los niños entre seis y 17 años se aconseja que jueguen y corran al aire libre al menos una hora cada día, para el fortalecimiento de sus músculos.

"No se trata de que los niños vayan al gimnasio a levantar pesas", ha aclarado Penelope Royal, asistente del secretario de Salud. "Se trata más bien de que jueguen en el parque, escalen los columpios, corran o jueguen a tirar de la cuerda".


http://www.elmundo.es/

Mas riesgos sobre la obesidad

La obesidad multiplica por seis el riesgo de padecer apnea del sueño, que ya afecta a 400.000 andaluces, según Neumosur

Las personas que padecen obesidad tienen seis veces más riesgo de padecer apnea del sueño, un síndrome que ya afecta a unos 400.000 andaluces, según advirtió hoy la Asociación de Neumólogos del Sur (Neumosur), que recordó que en la comunidad un 39 por ciento de la población de entre 25 y 60 años presenta sobrepeso, mientras que un 21,6 por ciento son obesos.

En concreto, este organismo sostuvo que el aumento del peso ideal en un 10 por ciento multiplica por seis el riesgo de sufrir apnea de sueño, extremo que justificó tras detallar que el 80 por ciento de los enfermos de apnea de sueño, que suelen ser hombres de media edad y roncadores, son también obesos.

"La causa de la apnea es la obstrucción que sufre la garganta cuando ésta se relaja durante el sueño", declaró el secretario general de Neumosur y neumólogo del Hospital San Cecilio de Granada, Francisco Casas, quien aclaró que dicha obstrucción "tiene mucho que ver con la obesidad, que produce un acumulo de grasa en la faringe".

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño es una patología que impide a las personas descansar bien mientras duermen, siendo sus síntomas principales el ronquido y las pausas repetidas de la respiración (apneas).

Según Neumosur, este problema causa somnolencia diurna, trastornos de la concentración, pérdida de memoria, humor alterado, pérdida del deseo sexual e, inclusive, impotencia. Además, aumenta el riesgo de accidentes laborales y de tráfico, así como problemas cardiovasculares, tales como hipertensión arterial, cardiopatía o accidentes cerebrovasculares.

Por ello, aludió a la importancia de combatir la obesidad siguiendo una dieta adecuada y ejercicio. "Varios estudios aseguran que la cena es la comida en la que la mayoría de obesos ingieren calorías de más", apuntó Casas a este respecto, toda vez que recomendó abandonar el hábito tabáquico, el consumo de alcohol, "especialmente antes de dormir", y evitar la medicación somnífera o relajantes musculares, "que pueden propiciar la apnea al relajar la musculatura de la faringe", apostilló.

Además de la apnea de sueño, la obesidad también repercute negativamente en el aparato respiratorio y agrava enfermedades respiratorias como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

http://www.europapress.es/

El ácido oleico ejerce un efecto saciante en el organismo

Es la primera identificación de un ingrediente alimentario que proporciona de forma directa la materia prima para la producción de hormonas

Madrid (09/10/08).- El ácido oleico, un ácido graso abundante en el aceite de oliva y otras grasas insaturadas ayuda a mantener al organismo saciado y prolonga así el tiempo que transcurre entre las comidas, según un estudio de la Universidad de California en Irvine (Estados Unidos) que se publica en la revista Cell Metabolism.

El estudio revela que una vez que este tipo de ácido graso alcanza el intestino se convierte en una hormona lipídica, la oleiletanolamida ( OEA ), que contiene el hambre.

Según los investigadores, este descubrimiento realizado en modelos experimentales podría ayudar a diseñar la dieta perfecta de grasas y proteínas para el control del hambre. Los resultados podrían ser aprovechados en el desarrollo de fármacos para controlar el apetito suplementando los niveles de OEA o bloqueando su descomposición. De forma similar, en trastornos en los que las personas no coman lo suficiente, los investigadores especulan que los tratamientos dirigidos a este sistema podrían mejorar el apetito.

Los investigadores muestran en su trabajo que una infusión de grasas en el intestino delgado estimula la liberación de OEA mientras que la infusión de proteínas o carbohidratos no lo hace. El estudio también demuestra que la producción de OEA utiliza el ácido oleico de la dieta y se ve alterado en modelos experimentales que carecen del transportador de ácidos grasos de membrana CD36. Los tratamientos que dañan a CD36 debilitan el control del hambre.

Los resultados sugieren que la activación de la liberación de OEA en el intestino delgado, que permite la recaptación de ácido oleico de la dieta a través de CD36, sirve como un sensor molecular que vincula el consumo de grasa con la saciedad.

Los autores del estudio concluyen indicando que los resultados muestran la identificación de OEA como una señal fisiológica clave que vincula la ingestión de grasa en la dieta con la saciedad entre las comidas. Según los autores, las estrategias nutricionales o farmacológicas dirigidas a este mecanismo podrían ser útiles en el tratamiento de la obesidad y otros trastornos de la alimentación.

http://www.azprensa.com/

David de Miguel Ángel con problemas de sobrepeso

Nuestro estilo de vida sedentario ha traído problemas de sobrepeso a más de uno de nosotros, no necesariamente obesidad, sino simplemente un sobrepeso qué a fin de cuentas sería lo de menos para personas que no vivimos del Fashion, pero qué reflejan en el exterior lo que posiblemente se esté construyendo en nuestro interior, en nuestras arterias.

La compañía de anuncios alemana Scholz & Friends lanzó en 2007 una campaña publicitaria para el comité Olímpico Alemán con el título:

"Si no te mueves, vas pa gordo"

Y tal vez este sea el mejor consejo, mover este cuerpo atrofiado de tanto estar sentado, en vez de probar con litros y litros de agua, o las dietas extremas que son excelentes para un canario!! :-)


Fuente: Emilio

Hábitos alimenticios para acelerar tu metabolismo

- Desayuna a diario
Desayunar despierta tu metabolismo, con lo que gastas más calorías a lo largo del día. Con un buen desayuno le estás dando a tu cuerpo todo lo que necesita para restablecerse tras el ayuno nocturno y tienes menos hambre el resto del día. Al mantener constantes los niveles de glucosa e insulina, puedes resistirte al bollo o el pincho de tortilla a mediamañana, te sirve con una manzana y un zumo.

- Controla la grasa
Un trabajo italiano publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism demuestra que se queman más calorías tomando alimentos pobres en grasa. A igual número de calorías por comida, los alimentos ricos en proteínas y carbohidratos provocan mayor gasto de calorías (termogénesis) que los alimentos ricos en grasa.

Esto puede explicar por qué algunas personas engordan a pesar de comer muy poco (menos de 1.500 calorías al día), ya que toman raciones pequeñas de alimentos ricos en grasa como una barrita de chocolate o una porción de pizza, y en cambio hay otras que pueden comer grandes cantidades de alimentos sin engordar, pues escogen raciones grandes de alimentos como legumbres, verduras, frutas y cereales que apenas tienen grasa.

- Entrenamientos en ayunas
Hay una moda que se está extendiendo para activar el metabolismo: entrenar por la mañana en ayunas. El objetivo es reducir las reservas de glucosa o glucógeno muscular para recurrir a las grasas de reserva para obtener energía durante el ejercicio.

Estas "mañas" sólo valen para los “profesionales” que necesitan mantenerse “finos” y aumentar su resistencia, pero ellos siguen un control médico y pueden descansar después (y comer). Para los que tenemos que trabajar cada día, sólo se debe seguir el fin de semana controlando muy bien el apetito, si no llegarás al trabajo agotado y muerto de hambre y terminarás comiendo lo primero que tengas a mano.

- No a las dietas hipocalóricas
Si lo que quieres es adelgazar, necesitas gastar al final del día más calorías de las que ingieres. Comiendo se gasta energía para absorber, transportar, almacenar y metabolizar los alimentos. El llamado efecto térmico de los alimentos aumenta el metabolismo en reposo entre un 8 y un 16% durante las dos o tres horas tras la comida.

El metabolismo trabaja a tu favor, si comes funciona mejor, pero si no comes lo que necesitas, se enlentece para que no falte energía, por lo que dejas de “quemar” la grasa acumulada y no pierdes peso. Además no mantienes tus niveles de energía altos a lo largo de todo el día, lo que hace que disminuya tu rendimiento, al hacer deporte o en tu vida diaria, y cuanto menos te muevas, menos gastas.

- Picotea con inteligencia
Realiza 5 comidas al día para asegurar una alimentación variada y aumentar la energía que se gasta en la combustión de los alimentos, lo que hará que aumente tu gasto calórico manteniendo alto el metabolismo. Además de las tres comidas principales, recupera el almuerzo y merienda ligeras con alimentos bajos en calorías y ricos en fibra (galletas integrales, quesos comiendo frescos, yogures, frutas, etc.).

- Controla los carbohidratos
Los carbohidratos son la mejor fuente de energía, pero no los tienes que eliminar de tu dieta. Toma alimentos ricos en carbohidratos de índice glucémico bajo, los más ricos en fibra (cereales integrales, arroz integral, verduras, hortalizas, frutas, etc.), evitando los de índice glucémico alto (azúcares, dulces, pastas, patatas, zanahorias, pan, etc.)

- Reduce tu eficiencia
Cuanto más entrenas un deporte, más eficaz eres, lo que se traduce en que gastas menos calorías para hacer el mismo ejercicio. Hay que ser un poco torpe para "quemar" más. Modifica tus entrenamientos y haz lo que más te cuesta: cambios de velocidad, de ritmos, de cargas... si nadas introduce elementos como las palas, etc.

- Sé infiel, pero en el gimnasio
Adelgazas más rápidamente cuando empiezas una actividad nueva. La explicación está en que tus músculos no están acostumbrados a ese tipo de movimientos, por lo que gastan más energía para moverse hasta que te vuelves más eficiente.

- Baja el azúcar con canela
La canela tiene fama de afrodisíaca, pero ahora acaba de ser descubierta una nueva cualidad. Según un estudio del Departamento de Nutrición Humana de Maryland publicado en la revista Diabetes Care, basta con tomar un cuarto de cucharadita de canela al día para disminuir hasta un 30% los niveles de glucosa, colesterol y grasas en la sangre. Además, sólo contiene 3 calorías por gramo.

- A la rica papaya
La papaya te ayuda a perder peso, por su bajo contenido en calorías (12 kcal/100g) y grasa (7 veces menos que un plátano). A esto hay que unir el efecto diurético del potasio y la presencia de papaína, una enzima que mejora la digestión de las proteínas, mantiene el metabolismo y favorece la combustión de las grasas.

- No olvides los lácteos
Han sido publicados varios estudios científicos que demuestran que las personas que toman 3 raciones de lácteos (leche, quesos o yogur) al día pueden llegar a perder más peso en una dieta que los que no lo toman. El secreto parece estar en el calcio de la leche que puede acelerar la combustión de las grasas.

- Vitaminiza tu metabolismo
Las vitaminas y minerales no adelgazan pero son necesarias para obtener energía a partir de los alimentos, y algunas son imprescindibles para el metabolismo energético. Si quieres "quemar" debes cuidar la dosis de vitaminas B (B1, B3, B6, B12, ácido fólico) cromo y cinc.

- Maximiza el volumen
Puedes gastar más calorías cada día comiendo. El cuerpo necesita energía para hacer la digestión de las comidas. El truco está en seleccionar los alimentos por su volumen y contenido en calorías, es decir: "llenar el estómago al máximo con el menor número de calorías por comida" con los llamados "Big Foods" (alimentos grandes), aquellos con una baja densidad energética o que contienen pocas calorías por 100 gramos, pero que ocupan un gran volumen, y muy ricos en fibra (que produce saciedad rápidamente).

- Apuesta por el picante
Las especias y picantes (guindillas, curry, pimentón, chile, pimienta, tabasco, etc.) provocan mayor gasto energético por el simple hecho de generar calor, lo que acelera la combustión energética y actúa como quema-grasas durante la digestión.

- Bebe durante el día
Beber agua a lo largo del día o incluso beber agua en las comidas ayuda a comer menos cantidad de alimentos. Además, el agua ayuda a limpiar y eliminar las toxinas que pueden favorecer la acumulación de grasa.

- Varía tu dieta
No comas siempre los mismos alimentos cada día, el cuerpo se acostumbra a conseguir energía hasta de la lechuga si la comes todos los días. Hay que engañarlo un poco tomando alimentos variados, incluso algunos ricos en grasas como los pescados y el aceite de oliva para que la digestión no sea tan rutinaria y eficaz.

- Alimenta tus músculos con proteínas sanas
Para conseguir un mayor porcentaje de masa muscular no basta con el ejercicio específico, necesitas que la alimentación aporte aminoácidos para crear las proteínas que forman los músculos. Escoge alimentos ricos en proteínas con menor porcentaje de grasa como pollo, pescados, huevos cocidos, quesos frescos, soja...

- Cierra la cocina después de las 8:00 pm.
Por la noche el cuerpo se prepara para el descanso y ralentiza el motor, por lo que se queman menos calorías que durante el día. Si tu horario no te permite cenar antes, procura tomar una merienda a media tarde y una cena ligera antes de irte a dormir.

- Pero toma algo antes de dormir
Para favorecer la ganancia de masa muscular no debes dejar pasar periodos de ayuno prolongados, durante la noche se pasan muchas horas sin comer, se ha visto que un pequeño tentempié proteico antes de dormir (una barrita de proteínas, un vaso de leche desnatada, un yogur, etc.) evita picos de insulina y glucosa en sangre y mantiene el motor digestivo.

- Sé constante
No abandones al mes, acelerar tu metabolismo para quemar la grasa de reserva no se consigue en unas semanas. Necesitas crear nuevos hábitos dietéticos y de entrenamiento para que tu metabolismo se ponga en marcha.El metabolismo es el conjunto de procesos que mantienen al organismo con vida, posibilitando desde que las células se renueven hasta que el corazón funcione. Como todo proceso, el metabolismo supone un intercambio energético. Consume energía para llevarse a cabo y esta energía se transforma en movimiento y en calor.

El metabolismo basal es la energía mínima que cuerpo necesita para estar vivo y supone la mayor parte del gasto, pues el 70% de las calorías que ingerimos están destinadas a mantener estas funciones básicas. Un 10% se ocupa en la termogénesis de los alimentos, que es la absorción, digestión y utilización de los mismos. Sólo un 20% de la energía aportada por la comida se quema en actividades diarias como caminar.

La velocidad del metabolismo está directamente relacionada con la masa magra de las personas. Ésta se compone de tejidos no grasos como los huesos, la sangre los músculos, y necesita de mucha mayor energía para funcionar que la masa grasa.

Los músculos corresponden al 60% de masa magra y cuanto más músculo hay, más calorías se queman. Esta es la razón principal por la que mucha gente gana peso con la edad, ya que a partir de la madurez hay una tendencia natural a perder masa muscular. De esta forma, disminuye el tamaño de los músculos y, como consecuencia, el metabolismo se va haciendo más lento poco a poco.

Los cambios comienzan a notarse a partir de los 30 años, por factores de tipo hormonal, y se hacen más evidentes a partir de los 50. Son cambios lentos, pero afortunadamente se pueden revertir o al menos ralentizar con la actividad física adecuada.

Kim Forteza

Preparador físico de Roberto Heras, Carlos Moyá...
http://www.pulevasalud.com/ps/subcategoria.jsp?ID_CATEGORIA=103355&RUTA=1-3-65-3303-103351-103355

Mitos sobre los alimentos

Los mitos acerca de la comida son creados por la ciencia obsoleta, por los cuentos de viejas, y un poco por las creencias. Estos mitos siguen entre nosotros porque nos resultan familiares. Pero de vez en cuando, es bueno que se le dé otra mirada a esa información que usted cree que es verdadera y que cambia con el tiempo. ¿Cuántos de estos mitos comunes son todavía parte de su vida cotidiana?

Mito #1: Ciertas comidas pueden quemar grasas.

FALSO: Según el “efecto calórico negativo”, el acto de masticar y digerir ciertas comidas quema más calorías de las que tiene la comida misma. Los pepinos, el apio y las toronjas están en los primeros puestos de la lista de comidas que se rumorea tienen valor “calórico negativo”. Sin embargo, aunque parezca que gasta mucha energía masticando, en realidad, masticar consume solo unas 11 miserables calorías por hora. Las comidas bajas en calorías y altas en nutrientes con seguridad lo ayudarán a perder peso, no porque generen calorías negativas sino porque está masticando eso en vez de galletas, papas fritas y dulces.

Mito #2: Es mejor ingerir seis pequeñas comidas que tres abundantes.

FALSO: Mientras la comida que elija para todo su día sea sana y no muy alta en calorías, cualquiera de estos estilos de alimentación funciona. Hay mucha gente que prefiere comer más volumen con menor frecuencia por sus ajetreadas agendas o por su abundante apetito. Si esto es lo que le pasa a usted, sólo asegúrese de controlar sus calorías diarias y trate de no pasar más de cuatro o cinco horas sin comer. Si lo hace, puede bajar su nivel de azúcar en la sangre, lo que a su vez genera un bajo nivel de energía, dolores de cabeza, y la tendencia a comer demasiado porque se siente débil. Tenga a mano pequeños tentempié, tales como frutas, yogures dietéticos o una bolsa de zanahorias pequeñas, en caso de que llegue tarde al almuerzo o la cena.

Mito #3: Las frutas y verduras frescas son más nutritivas que las congeladas.

FALSO: Puede llegar a obtener más sustancias nutritivas en algunas frutas y verduras congeladas. Lo mismo pasa con algunas verduras enlatadas. Eso se debe a que el producto “fresco” que acaba de comprar en el supermercado puede ser más viejo de lo que usted piensa. Después de ser recolectado, el producto puede estar varios días siendo clasificado, empaquetado y luego enviado, a menudo, a todo el país. Durante ese tiempo, los cambios de luz y temperatura le quitan importantes nutrientes a las frutas y verduras, tales como la vitamina C y el folato.

El lado negativo del procesamiento tiene tres factores: el sabor, la textura y los aditivos. Las comidas congeladas pocas veces saben tan bien como las frescas, y el procesamiento puede cambiar la consistencia de muchos productos. Los fabricantes de comida a menudo agregan sal, azúcar, y grasa a comidas que ya de por sí son sanas. Lea atentamente la etiqueta de los paquetes para ver que contiene el producto, y así podrá evitar las comidas con estos aditivos. Una última cosa: los productos congelados en bolsas deberían moverse libremente en el interior, si no lo hacen significa que el producto ha sido descongelado y luego vuelto a congelar.

Mito #4: El café descafeinado no tiene cafeína.

FALSO: La investigación que hice acerca de la cafeína demostró que las variedades de descafeinados contienen entre 8 y 32 miligramos de cafeína, dependiendo del tamaño de la taza. Aunque esto es bastante menos de lo que contiene un café común (una taza típica tiene de 100 a 150 miligramos de cafeína), una pequeña porción puede afectar a la gente sensible a la cafeína. Mi consejo: Si lucha contra el insomnio, opte por el te de hierbas libre de cafeína y empiece a tomarlo cuando caiga la noche.

Mito #5: La margarina es mejor que la mantequilla.

FALSO: La mantequilla contiene grasa saturada que, al comerla en exceso, puede hacer subir el colesterol “malo” (LDL), incrementando el riesgo de enfermedades del corazón. Por ese motivo, algunas personas usan margarina como sustituto de la mantequilla. El problema con la margarina, específicamente con la margarina en barra, es que contienen grasas trans, que incrementan el colesterol LDL y disminuyen el “sano” (HDL). ¡Un golpe doble!

La mejor opción es una margarina vegetal para untar que dice “libre de grasas trans”, que también es baja en grasas saturadas. Si está cuidando sus calorías, opte por marcas reducidas en grasas o lights.

Mito #6: Las bananas engordan.

FALSO: Una banana mediana solo tiene unas 105 calorías, ¡tendría que comer por lo menos seis para consumir las mismas calorías de una porción de pizza! Las bananas son una buena fuente de fibras, magnesio y potasio, y todos ellos ayudan a controlar la presión arterial. También son una buena fuente de vitamina B6, que ayuda a estimular su sistema inmunológico. Y aún más, son fáciles de comer, de llevar y no necesitan refrigeración. Disfrútelas cortadas con cereales y mezcladas con yogur dietético o queso de campo, o congeladas para un exquisito postre. (Por el contrario, no puedo recomendar los paquetes de “bananas chips”, ya que les agregan grasa y azúcar y están llenas de calorías).

Mito #7: Los antojos es la forma en que su cuerpo le dice que necesita algo.

FALSO: Es una excusa conveniente, pero el antojo no es una señal de que su cuerpo “necesita” un nutriente concreto. Los científicos se han esforzado mucho para probar esta suposición. Imagine que tiene antojo de chocolate (aunque sé que puede ser algo descabellado). Se le da la posibilidad de consumir un cocktail rico en nutrientes (pero no sabroso) que imita los químicos que hay en el chocolate, o una barra de caramelo que parece, huele y sabe como chocolate pero que no contiene los componentes auténticos del chocolate. ¿Cuál cree que satisfará más tu antojo? ¿Los nutrientes del chocolate o el sabor del chocolate? En actuales estudios psicológicos, el sabor gana con facilidad.

Los antojos son estimulados por las emociones y la psicología. Se trata de comida que disfrutamos y que asociamos con momentos placenteros. Por ejemplo, puede tener antojo de hamburguesas porque le gusta el sabor o porque tiene recuerdos felices de comerlas en barbacoas familiares, no porque a usted le falten proteínas o hierro. Por supuesto, los cambios hormonales también pueden ser responsables de los antojos. ¿Alguien quiere helado o pickles?

Mito #8: Cocinar verduras destruye su contenido vitamínico

FALSO: De hecho, cocinar estimula la capacidad de su cuerpo para absorber los nutrientes de algunas verduras. Por ejemplo, el fitonutriente licopeno que previene el cáncer es más efectivo en el tomate cocinado que en el crudo. Pero muchos nutrientes pueden perderse si se utiliza la técnica incorrecta al cocinar. Más importante: ¡No hierva demasiado las verduras! Los nutrientes saldrán de la verdura hacia el agua hirviendo y así todo el valor nutritivo se perderá. Para retener la mayor cantidad de nutrientes, hágalas al vapor, asadas o en microondas con la menor cantidad de agua posible, y déjelos cocinar al mínimo.

Bajemos esos kilitos de más

Cuando comenzamos una dieta, los antojos y la ansiedad por comer se intensifican. La buena noticia es que hay métodos comprobados y verdaderos para ayudarte a seguir adelante. Aquí te muestro algunos de ellos.

Los "Sí" y los "No" de hacer dieta
Llénate de fibra

Las proteínas son digeridas más lentamente que los carbohidratos y las grasas, así que con menos calorías puedes sentirte llen@. Las fibras aminoran la digestión durante la comida y absorben agua, lo que expande tu estómago y crea una sensación de saciedad. Las lentejas y frijoles (por ejemplo, los blancos, rojos, negros, pintos y los garbanzos) combinan naturalmente proteínas y fibras en cantidades impresionantes, así que considera comerlos en sopas y ensaladas o como un plato complementario en vez de arroz o pastas.

No pierdas horas de sueño
Estudios recientes han demostrado que la falta de sueño puede hacer que no te quepan sus jeans preferidos. Cuando no duermes lo suficiente, tu cuerpo produce más ghrelina, una hormona que le da hambre, y menos leptina, una hormona que aumenta la saciedad. La disciplina podría permitirte resistir, ¿pero por qué no darle al cuerpo un buen y merecido descanso?

Reduzce el tamaño
Científicos de la Universidad Cornell y de la Universidad de Illinois investigaron el efecto que causa el tamaño de un plato en la conducta alimentaria y luego publicaron sus hallazgos en una revista muy respetada como el Journal of the American Medical Association. Los investigadores descubrieron que aquellos estudiantes que estaban frente a un plato grande se sirvieron un 53% más y comieron un 56% más de comida (el equivalente a 142 calorías) que aquellos que se sirvieron en un plato más pequeño. Si 142 calorías no te parecen mucho, multiplícalo por tres comidas por día durante 365 días. El resultado: aumentarás 20 kilos por año. ¡Piénsalo!

Consume verduras
Las verduras sin almidón (todas excepto los guisantes, maíz, papas, calabaza bellota y calabaza sidra) son “comidas que llenan” en el mejor sentido de la palabra. Bajas en calorías y repletas de agua y fibras, las verduras sacian pero sin aumentar su peso. Disfrútalas salteadas y en sopas, y consume zanahorias pequeñas, apio, legumbres verdes, o coliflor entre las comidas.

No comas de pie
Antes, cuando la gente degustaba la mayoría de sus comidas sentada a la mesa de la cocina o del comedor, los índices de obesidad eran mucho más bajos. ¿Coincidencia? Creo que no. Cuando el comer está limitado a un sitio en particular, tu cerebro no asocia otros lugares con la comida, y las señales corporales que estimulan el apetito se activan con menor frecuencia. Así que suspende el hábito de comer apoyado en el counter de la cocina o mientras paseas por la calle.

Limita tus elecciones
Al contrario de la creencia popular, la variedad no es tan buena como todo el mundo dice, al menos cuando se trata de tentempiés. Cuando se tiene más para elegir, uno tiende a probar un poco de esto y otro poco de aquello, lo que puede llevarte a subir varios kilos de más. Por otro lado, las investigaciones demuestran que en general somos más felices comiendo nuestras comidas favoritas repetidas veces que experimentando con una amplia variedad.

No comas en la oscuridad
Cenar a la luz de las velas puede ser romántico, pero el resultado final no lo es. Comer en una habitación poco iluminada tiende a hacer que consumas más calorías. Dicho de manera simple, a la luz eres más consciente de que hay otros viéndote comer. Además, con la luz baja, tampoco logras ver bien su comida y puedes no darte cuenta de cuánto estás comiendo. Así que, si es posible, olvida el regulador de luz.