header-photo

Alimentos con propiedades curativas

Este es el momento de hacer un alto en nuestra vida cotidiana para retomar el arte de la cocina y disfrutar de los productos saludables que nos ofrece nuestra naturaleza.
Canela
(© Gregor Schuster/Getty Images)
Un par de estudios han encontrado que la canela ayuda a mejorar el control de la glucosa en la sangre en personas con diabetes tipo 2. En el primer estudio, se formaron 6 grupos de 10 personas con diabetes tipo 2. Tres de los grupos tomaron 1, 3 y 6 gramos de canela diariamente, mientras que los tres grupos restantes consumieron 1, 3 o 6 gramos de cápsulas que contenían un placebo. Cuarenta días después, las tres dosis de canela redujeron considerablemente los niveles de glucosa en ayuno, al igual que los niveles de triglicéridos, colesterol LDL y todos los niveles de colesterol en general.

Almendras
© Lorry Eason/Getty Images
El zinc, mineral abundante en las almendras, juega un papel importante en la producción y almacenamiento de insulina. Ciertas investigaciones médicas han demostrado que las personas con diabetes tipo 2 tienden a tener altos niveles séricos de zinc debido a que una absorción decrecida y una excreción incrementada del mineral. El ingerir alimentos tales como las ostras frescas, el jengibre, el cordero, las pecanas, la yema de huevo, el hígado de res, las sardinas y el pollo, todos ricos en zinc, puede ayudar a re-establecer niveles normales de esta sustancia en el cuerpo y a la vez ayudar a controlar los niveles de insulina en el cuerpo.

Ajo
(© Corbis)
Es otro de los alimentos cuyas propiedades han sido conocidas desde la antigüedad. A lo largo de la historia los egipcios predicaban sobre su valor y propiedades. Los atletas olímpicos de Grecia lo masticaban antes de competir. Los ajos tienen propiedades que favorecen al buen funcionamiento del corazón y, junto con los cítricos, naranjas y limones, ayuda a protegerse contra las congestiones nasales y la tos. Además es un diurético, expectorante, estimulante y antiséptico.

Fresas
(© Ingram Publishing)
Las fresas ayudan en el tratamiento de la tensión alta y han sido utilizadas en medicina natural para limpiar y purificar el aparato digestivo. Las especies silvestres disuelven las concreciones articulares del ácido úrico.

Verduras de hoja
© Meredith Heuer/Getty Images

Las verduras de hoja verde son ricas en magnesio, mineral esencial en el control de la diabetes tipo dos. Ciertos estudios médicos han hallado que los bajos niveles de magnesio interfieren con el control de la glucosa sanguínea en pacientes con diabetes tipo 2. También se ha hallado evidencia que los suplementos de magnesio ayudan a los pacientes resistentes a la insulina. Por otro lado, las altas dosis de magnesio pueden causar diarrea, náuseas, pérdida de apetito, debilidad muscular, bajas de presión arterial y confusión mental. El mineral también puede interactuar con ciertos medicamentos tales como aquellos que se usan para tratar la osteoporosis, la hipertensión (bloqueadores de canales de calcio), al igual que con algunos tipos de antibiótico, relajantes musculares y diuréticos.

Huevos
© Gentl & Hyers/Getty Images
Uno de los alimentos más universales, contiene vitamina A, D y B, hierro y proteínas. Para el diabético y toda persona que quiera controlar los niveles de glucosa en la sangre, consumir proteínas como la del huevo es esencial. Un huevo aporta gran parte de la colina recomendada por los organismos responsables de la educación nutricional, unos 500 mg/día. También es la mejor fuente dietética de lecitina (fosfatidilcolina), compuesto de gran interés nutricional por su importancia en diversos procesos metabólicos, en la construcción de membranas celulares y del neurotransmisor acetilcolina. La biotina es otro nutriente importante que se encuentra en el huevo, vinculada a la protección de la piel.

Arroz integral
© Steven Mark Needham/FoodPix/Jupiterimages
El arroz es rico en hidratos de carbono. No tiene muchas proteínas, pocas calorías, casi nada de grasa y almidón. Por sus propiedades es ideal para problemas gastrointestinales y para dietas de adelgazamiento, especialmente si se procura comer arroz integral, por su alto contenido de fibra. Estimula el sistema inmunológico.

Cebolla
© Greg Elms/StockFood Creative/Getty Images
Excelente inhibidor de los niveles nocivos de colesterol –anulando además la acción de alimentos ricos en colesterol cuando son ingeridos a la vez-. Otro de sus grandes beneficios se centra en el tránsito intestinal. Su composición favorece la secreción de jugos gástricos, lo que redunda en una mejoría significativa de la digestión. También es un excelente depurador, ya que ayuda al organismo a eliminar toxinas y parásitos.

Descripción de propiedades de vegetales y frutas.

Entre los alimentos más interesantes se encuentran:

- La cebolla: usada desde milenios en la cocina y medicina popular, la cebolla se emplea para tratar trastornos tan diversos como el catarro, la gota y las infecciones, hasta la protección de ciertos tipos de cáncer. Limpia la sangre, fortalece el estómago y protege contra enfermedades cardiacas al evitar los coágulos sanguíneos, previene las inflamaciones causadas por diversas alergias y el asma, reduce el colesterol y la presión arterial.

- El limón: las propiedades del limón son tantas que es imposible recogerlas aquí. Posee propiedades desinfectantes y antisépticas y se emplea desde tiempos inmemoriales para depurar y reforzar el organismo.

- El ajo: es un potente desinfectante y antiséptico, para algunos más que el alcohol. Elimina los parásitos intestinales, protege contra la colitis, la diabetes, las enfermedades de corazón, además de fortalecer los pulmones, el estómago, los riñones, el páncreas y el corazón.

- La sandía: es una fruta con grandes propiedades diuréticas, activa la función renal y coadyuva en la eliminación de deshechos del colon.

- El kiwi: rico en enzimas digestivas, vitamina C y fibra, favorece el tránsito intestinal y la presión sanguínea.

- La zanahoria: rica en betacaroteno y fibra, es astringente y evita la diarrea, estimula la actividad del hígado, posee grandes propiedades antioxidantes y reduce el colesterol.

- La alcachofa: activa el sistema digestivo, mejora la función biliar y hepática, así como la renal.

- El arándano: el zumo de arándano evita que la bacteria E.Coli se adhiera a las células endoteliales del tracto urinario y así previene la cistitis, una infección habitual del tracto urinario.

- La piña: rica en bromelaina, una enzima proteolítica que disgrega las proteínas. Favorece la digestión y ayuda a la eliminación de restos de materias parcialmente digeridas en el tracto digestivo.

- La ciruela: favorece el tránsito intestinal, ayuda a eliminar las concentraciones de sales biliares en las heces, reduce el nivel de colesterol.

- La manzana: muy rica en fibra soluble, favorece el movimiento del intestino, regula el nivel de colesterol, corta la diarrea, ayuda en la normalización del pH.

- La papaya: fruta tropical rica en enzima proteolítica, la papaina, que disgrega las proteínas. Constituye un remedio tradicional, y efectivo, para tratar la indigestión, combate la acidez de estómago y contiene 5 veces más vitamina C que una naranja.

- El orégano: es muy útil en las dolencias de la vesícula biliar, del estómago, del intestino, así como en las diarreas.

- El romero: estimula la actividad del hígado y de la bilis.

- El tomillo: es un protector natural del intestino y evita las fermentaciones y putrefacciones de los residuos alimentarios, a la vez que facilita la digestión y evita la formación de gases.

- El cilantro: combate la atonía gastrointestinal y se usa como tónico estomacal.

- El eneldo: es digestivo, diurético y antiespasmódico. Favorece la expulsión de gases intestinales.

- El hinojo: estimula la formación de jugos gástricos, combate las flatulencias, mejora la digestión y la diuresis.

- El comino: excita la actividad del estómago, estimula el peristaltismo, es decir el movimiento del intestino, y está indicado en el tratamiento de los cólicos.

- El apio: favorece la secreción biliar, previene los cálculos renales y es diurético.

- La menta: mejora la gastritis, el flato y constituye una buena ayuda para la función del hígado y vesícula biliar, además de estimular la digestión.

- El cardo mariano: es el más poderoso protector del hígado que se conoce.

La dieta líquida de caldos y zumos

Fuentes:
http://salud.latino.msn.com/nutricionyfitness/galeriapage.aspx?cp-documentid=100212176&imageindex=8
http://www.masmasculino.com/SALUD/ALIMENTOS-SANOS.html

1 comentarios:

Rebecca Rosenbaum dijo...

hola Siry, la letrita es muy chiquitita.
Pero la agrandé copiando y llevándolo a un Worddocument. Te diré que como mucha cebolla y ajo- ojalá me sirva de algo para el corazón. jeje

Rebecca te saluda con carino